EL GIRO DE ITALIA TIENE SU HISTORIA

Por Gerardo Fuster

En el transcurso de estas fechas los rotativos deportivos están haciendo eco de las incidencias del Giro de Italia, que como ya es habitual viene celebrándose en el mes del mes de mayo. Es por este motivo que nos han venido a la mente algunos otros recuerdos de lo que significó en su tiempo el Giro; acerca de sus primeros pasos, de lo que fueron sus inicios y de cómo se comenzó su historia. No en vano, hay que decirlo, se trata de la segunda prueba más importante del calendario ciclista. Al Tour de Francia le costó años para afianzarse. Tras su asentamiento definitivo, surgieron naturalmente sus imitadores. Los italianos, que contaban con renombrados ciclistas, trataron de copiar la fórmula que protagonizó Henri Desgrange, el iniciador y director del Tour en aquel entonces. Trataron pues de organizar una competición similar, por etapas: el Giro.
Quisiéramos recalcar que la puesta en escena de esta prueba, en el mes de mayo del año 1909, fue obra de tres protagonistas entusiastas e impulsores, que realizaban sus funciones en el rotativo italiano milanés “La Gazzetta dello Sport”. No fueron otros que Tullio Morgani, uno de los propietarios; Eugenio Costamagna, director del mencionado diario deportivo, y Armando Cougnet, administrador y redactor jefe, un fanático de las bicicletas. Se empezó a fraguar en el año 1908 para ser realidad al año siguiente. La idea vino también a raíz de haberse celebrado con notable éxito y difusión el Giro automovilístico, organizada por la publicación “Corriere della Sera”, en cierta manera un oponente en la función periodística de la época.

La primera edición del Giro se celebró en base a ocho etapas, con un total de 2.400 kilómetros, lo que suponía realizar la friolera diaria de trescientos kilómetros, una cifra nada despreciable en aquellos tiempos un tanto heroicos. La compensación residía que entre una y otra etapa se beneficiaba a los corredores con dos días de descanso para recuperarse de los esfuerzos realizados. En pos del triunfo final, se vivió un duelo muy cerrado entre Carlo Galetti y Luigi Ganna. Este último fue el que en definitiva conquistó la victoria absoluta. Galetti tuvo la desgracia de sufrir una caída en la primera etapa, viéndose obligado a emplear más de tres horas en reparar la avería de su bicicleta.
El primer ciclista que inscribió su nombre en el historial, fue, tal como hemos señalado, el italiano Luigi Ganna, nacido en la localidad de Induno Olona. A los 26 años, conquistó el codiciado laurel de la victoria. La concurrencia fue de 115 ciclistas inscritos, dándose el caso de que sólo terminaron el periplo 49 supervivientes. El Giro de Italia, desde aquella fecha memorable de inicio, no conoció interrupción alguna, salvo la obligada por las dos Guerras Mundiales que asolaron nuestro globo.
Como colofón final cabe mencionar que los que más se han distinguido por sus victorias absolutas en el Giro han sido los italianos Fausto Coppi y Alfredo Binda, y el belga Eddy Merckx, los cuáles acapararon cinco triunfos cada uno. Entre nuestros representantes españoles, debemos anotar las dos coronas logradas por Miguel Induráin (1992-93) y la individual de Alberto Contador (2008). Todo es historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: