¿Qué novedades nos muestra este Tour de Francia? Nos escribe Gerardo Fuster

En la ciudad de Lieja, en territorio belga, la caravana ciclista multicolor del Tour de Francia se pondrá en marcha cumpliendo así nada menos su 99ª edición. Dentro del mundo de las dos ruedas sabido es que no hay competición internacional que haya logrado superar tan alucinante espectáculo.
Nuestra intención pues es adentrarnos de una manera un tanto sucinta en torno a las características del Tour de este año, siempre con novedades, que inicia su periplo en el postrer día del mes de junio. Esta vez, escrito está, se deberán recorrer 3.479 kilómetros distribuidos en veinte etapas, aparte de un sector prólogo de contrarreloj, insertado en su inicio, que no nos ofrecerá ninguna trascendencia. A primera vista, se dejan sentir como siempre las etapas de alta montaña. Marcan la pauta con preferencia cinco etapas. Sin las montañas de rigor el Tour perdería toda su verdadera identidad. Sólo existirán tres jornadas con llegada final en alto: La Planche des Belles Filles/Vosgos (7ª), La Toussuire Les Syvelles/ Alpes (11ª) y Peyragudes/Pirineos (17ª). En líneas generales se ha tratado de prescindir de algunos puertos considerados como míticos, dando apertura a cimas más bien inéditas, con pendientes de acusada dureza. Se deberán salvar 25 puertos, catalogados en categoría especial, primera y segunda, cifras de consideración.
Habrá un par de días de descanso. Novedad es que se ha intensificado la distancia en los tres sectores de individuales de contrarreloj introducidos, que suman casi un centenar de kilómetros, lo cual da a entender que las manecillas del cronómetro van a jugar un papel influyente cara al resultado final del Tour. Por otra parte, no se asignarán bonificaciones en el curso de las etapas, motivo muy acertado y justo. No se puede romper la realidad marcada por los cronómetros.
Todos nos sentimos tentados por adentrarnos tras la tramoya del escenario de la prueba y emitir una relación con una serie de ciclistas con opciones para conquistar la victoria absoluta. Admitamos que en el curso de esta temporada nos hemos valido de variados protagonistas que nos han sorprendido con sus victorias algo inesperadas. Por ejemplo, recientemente, en el Giro de Italia, por obra de un canadiense llamado Ryder Hesjedal; en el Critérium del Dauphiné, por un británico apelado Bradley Wiggins, y en la Vuelta a Suiza, por el sorprendente portugués Rui Alberto da Costa. Salvando a Wiggins, los otros dos vencedores nos han llamado poderosamente la atención. Pensamos nosotros, con atrevimiento, que podría acontecer lo mismo en este inminente Tour que se acaba de iniciar. Adicionemos con todo, además, a la lista de favoritos a los italianos Basso y Nibali, al ruso Menchov, al holandés Gesink, al kazako Vinokourov, al luxemburgués Schleck, al estadounidense Leipheimer, y para cerrar el círculo al australiano Evans, el último ganador.
Los españoles estarán como siempre en la línea de salida. Hemos de destacar a los murcianos Alejandro Valverde y Luis León Sánchez, y al asturiano Samuel Sánchez, en vías de recuperación tras su caída sufrida en el Critérium del Dauphiné. Son veinte las unidades que nos representan. De seguro que podremos dedicar algunas líneas a sus actuaciones, sea individual o colectivamente hablando.

Gerardo Fuster

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: